Quiero hacer dieta, mi pareja no me apoya, ¿Qué hago?

Al iniciar un plan de alimentación o proceso de cambio de estilo de vida más saludable y activo, te enfrentas a diversos retos.Entre ellos se encuentra el cambio de hábitos, patrones de comportamiento con respecto a horarios y estilos de comida; así como también elegir nuevos lugares para comprar los alimentos o quizás ajustar la técnica de cocción. Ya en si, estos son bastantes cambios a los cuales ajustarse ( y en algunos casos, esforzarse por cumplir, porque realmente no te apetece amoldarte a ellos, de forma natural), pero la historia no acaba alli, para los que estamos viviendo en pareja.

Read More

Gorda nunca mas

Desde pequeña recuerdo escuchar a mis familiares y amigos conversar acerca del cuerpo ideal.Se escuchaban comentarios acerca de lo delgada o ¨gorda¨que estaba determinada persona.Noté desde esa tierna edad, que el sobrepeso o la gordura era sinónimo de no aprobación, ¨bullying¨ y soledad. Interioricé en mi interior la necesidad de ser delgada para ser parte del grupo, sin darme cuenta que aquí también iniciaba mi desconexión con mi cuerpo físico, con sus necesidades, sus mensajes, que en realidad sólo yo podía escuchar; pero que poco a poco bajé su volumen de voz.
Fue en mi niñez en que aprendí (muy equivocadamente)que las emociones estorbaban y que lo que importaban eran la meta y el objetivo por cumplir, aunque el proceso no fuera disfrutado.Confundí el esfuerzo a toda costa, con la pasión.Quien se encuentra apasionado y quiere lo mejor de la vida, encuentra la energía y el tiempo para dedicar lo mejor de sí mismo, tras ese sueño.Y lo más importante, es que disfruta ese proceso. Mientras que por otro lado , ese ¨esfuerzo a toda costa ¨, sacrifica tu disfrute del presente, colocando la esperanza en que ese futuro será mejor ( al final, sólo te das cuenta que perdiste tu tiempo presente).
Recuerdo la dificultad que tenía para demostrar mis emociones, quizás porque crecí entre muchos hombres (criados bajo el antiguo estilo de lucha, no expresar emociones y un papel marcado de proveedor), y lo normal era burlarse del mal día y seguir como si nada estuviese pasando.Aprendí a crear una gran olla de presión emocional, que cuando llegué a mi adolescencia, estalló. Recuerdo que empecé a cuestionar algunas cosas, a decir que ¨no ¨, a querer libertad en algunas cosas y a su vez, a dejar desbordar mi amargura.Nunca procesé duelos pendientes en mi vida, por pérdidas importantes, sino que actué como había aprendido ¨tan sólo seguir adelante, como si nada hubiera pasado¨.Esta amargura era mi cuerpo emocional pidiendo ser escuchado, y tardé unos años más en empezar a escucharle realmente, pero fue cuando mi cuerpo emocional ya no aguantó más, que empecé a tener altibajos con respecto a mi peso.Siempre he sigo delgada, pero fue en la adultez joven cuando empecé a tener algunas dificultades para mantener un peso ideal, asi como una nutrición que apoyara mi estado de ánimo, claridad mental, fuerza muscular y energía en general. Cuando tuve a mi primer hija esa dificultad de mantener un peso ideal se atenuó más, y hoy puedo asegurar que no se trató de que el embarazo le afectó a mi cuerpo, sino mi estado emocional y momento histórico en ese momento.Me enfoqué en esa nueva experiencia de ser madre, y me abandoné un poco. Ese abandono duró poco, porque conté con mucho apoyo familiar, y pude retomar mi autocuidado personal rápidamente y empecé a poner en orden mi casa emocional ( pasé de olla de presión a ollita) a través de diversas terapias, técnicas y espacios para mi crecimiento emocional.
Venía desde hace unos años atrás creciendo como persona, mujer, profesional lo cuál me sostuvo mucho en esos momentos de cambio, y me invitaron a interiorizar más allá, a poner mi mirada hacia adentro y limpiar las habitaciones de mi casita emocional.A veces queremos ser delgados, y nos afanamos por las dietas de moda, y nos sometemos a régimes alimenticios, sin prestar atención a nuestras emociones, recordando que éstas pesan más que los ¨kilos físicos¨. Si deseas alcanzar un peso ideal y sentirte realmente saludable, reduce peso emocional, y éste se verá reflejado en tu cuerpo físico, el cual se verá más joven, fuerte, alegre, sano y luminoso.Llenar tu ser interior de amor, te permite cuidar concientemente de ti, soltar cargas que no son tuyas y permitirte recibir las cosas buenas de la vida.
Aprendí a amarme, que para estar delgada físicamente, también lo tengo que estar internamente, y que el ejercicio del amor diario me permite amar mi presente, y disfrutar los pasos hasta construir ese futuro.Aprendí que primero es necesario soltar esa GORDA EMOCIONAL y abrazar mi esencia más pura, permitiéndome ser vulnerable, porque allí está la verdadera sanidad que perdura.
Asi que ¿GORDA? Nunca más!
Dra.Gloria Díaz
Medicina estética y Coaching

¿Cómo vives las crisis?

Tras éste tiempo de «encierro»,dentro de nuestros hogares, secundario a la Pandemia del Coronavirus, posiblemente muchas cosas dentro de todos nosotros también han ocurrido. Yo misma he pasado por un proceso lleno de «altibajos» emocionales, los cuales se relacionan entre sí, en el hecho de que la «seguridad» que pensaba que tenía, he descubierto que tan sólo era una ilusión.No hay nada seguro en ésta vida, excepto el hecho de que algún nos llegará la muerte, y que la única seguridad REAL es la que yo mism@ puedo darme de que cuento conmigo. Pueden ocurrir muchas situaciones a lo largo de la vida, que quizás nos lleven a perder amistades, relaciones de pareja, compañeros de trabajo, recursos materiales o incluso seres muy queridos.El tener en cuenta ésta realidad inminente, nos hace caer en razón del privilegio que tenemos de disfrutar ésta experiencia llamada VIDA.

A lo largo de éste tiempo, puedo resumir ésta experiencia en 4 etapas( y que muy posiblemente sea el mismo patrón que vivimos en otro tipo de crisis):

1) INCREDULIDAD En los primeros días de los anuncios televisivos con respecto al Coronavirus, no se le da mucha importancia (Quizás ésta misma actitud tienes cuando la vida te dice que prestes atención a algún aspecto, quizás tu matrimonio, economía, salud del negocio, etc).Se le considera algo serio pero no tanto como para bajar el ritmo de vida y optar por medidas tan radicales ( vivimos como si negáramos la realidad que nos muestran nuestros ojos).Los empresarios y emprendedores no piensan que la situación llegue a afectar sus negocios hasta tal punto de cerrar y ver sus sueños entrar a una pausa o quizás morir.( confiamos en nuestros propios recursos económicos, como si éstos pudieran ser protegidos ante algo tan grande como un invisible enemigo mortal).

2)MIEDO AL CONTAGIO Al notar que las noticias acerca del coronavirus se incrementan y que las autoridades de salud hacen llamado a «quedarse en casa» ; así como también se observa un incremento de casos a nivel internacional, en donde las muertes son constantes, el miedo y la incapacidad de hacerle frente a la situación, es la preocupación gubernamental esencial, empiezas a sentir miedo.Incluso al sentir miedo, tu mente te puede recrear los síntomas y hacerte creer que estás contagiado que por lo tanto vas a morir.( y simultáneamente va muriendo tu ilusoria «estabilidad», «seguridad»).

3) INESTABILIDAD ECONÓMICA

Empiezas a notar que los ingresos escasean , que requieres replantearte nuevas maneras de manejar tu negocio o crear nuevas fuentes de ingreso.Pasas por una etapa de preocupación y frustración, porque tu negocio «iba » muy bien, y en cuestión de semanas se ha convertido en un sueño con el telón «flojo», Y viene a mi la pregunta, «¿ Nos asusta el tener que reinventarnos o el no saber el resultado de esa reinvención? Nuevamente el engaño de creer que tenemos control, nos envuelve.Al reinventarnos o continuar como «antes», o garantiza nuestro control.Nuestros proyectos se mantienen vivos y en crecimiento, producto de la fe y el apoyo del inconciente colectivo, no de nuestra grandiosidad.

4)CRISIS SOCIAL La desesperación por salir a recrearte, por visitar a tus amigos y familiares, así como expresar cariño a través de un abrazo, un beso o un cálido apretón de manos, te ocasiona desesperación.Algunos optan por realizar un pequeño viaje para «darse una vuelta», y otros son más aventados y continúan su vida de manera cotidiana, haciendo caso omiso a las recomendaciones de las autoridades de salud.

5) CRISIS PROFESIONAL

Nuestros padres ( algunos de ellos que vivieron y se desarrollaron en la era industrial ), nos inculcaron la importancia del estudio, obtención de un trabajo estable, aprender a manejar a la perfección un oficio, ahorrar y mantenernos enfocados en cuidar de la estabilidad y «lo seguro».Éste pensamiento ha causado muchísimos problemas en la juventud de hoy en día, que se enfrenta a otras realidades socioeconómicas y profesionales.Hoy, cuando la tecnología ha avanzado tanto ( y continúa avanzando), amenazando muchos puestos de trabajo, en los cuales la inteligencia artificial realiza un excelente trabajo y libera al patrono de gastos operativos y dramas emocionales de empleados. Ésta pandemia vino a acelerar éstos procesos y a hacer del internet una necesidad casi básica para sobrevivir. ¿Estás en crisis profesional? Es momento de leer el momento histórico que estamos viviendo, no el que vivieron nuestros padres y /o abuelos.

6)ACEPTACIÓN Y FLUIR CON LA VIDA Llega un momento en ésta crisis, en la que aceptas lo que estás viviendo, y en medio de esa aceptación, podas el jardín y empiezas «a darle forma» y crear nuevas figuras. Se dice que » a lo que resistes, persiste , y si aun no has aceptado que la vida ha cambiado , muy probablemente vas a vivir mucha frustración y quizás sufrimiento.La aceptación es amiga del agradecimiento, ya que una persona agradecida, acepta lo mejor de la vida y también los retos que le permiten crecer.El agradecimiento nos lleva a aceptar lo que sucede en la vida y por ende a fluir con ella.Si aun no has aceptado los efectos colaterales de la pandemia en tu vida, es momento de hacerlo.Aceptar te libera del pasado y te permite CREAR ALGO NUEVO Y MARAVILLOSO.

7) APRENDIZAJE Y TRANSFORMACIÓN Es esencial recordar que estamos en éste mundo para aprender y evolucionar.Depende de nosotros si repetimos el curso, o si aprendemos con buena actitud y rodeados de maestros amorosos. Te invito a que finalivemos éste período ( y las futuras crisis), con FE EN LO INTANGIBLE que nos sostiene, que nos abre camino en medio de la incertidumbre y que nos da ese rayito de confianza de que al final todo estará bien.

Dra.Gloria Díaz Medicina Estética y Coaching

¿ Cómo saber si tengo hambre emocional?

¿Me nutro o me lleno?

Cuando empecé a poner mi mirada «hacia adentro», enfocándome en conocer más de mi, determinar qué me gusta y lo que no; así como mis más profundos secretos, encontré que mi relación con la comida era un reflejo de mi falta de amor para conmigo ,y de fe para con la vida que me sostiene.

La ansiedad por algunos alimentos, no era más que mi desconexión tanto con ese ser Supremo , como con mi verdadera esencia.Quien vive confiado «a pesar»de que externamente mira adversidad, no recurre a la ansiedad por comer como medida de escape. Entendí que si la ansiedad estaba ganándome la batalla, yo debía rendirme a ella, a través del silencio y escuchar a mi alma .¿ Qué quieres decirme?¿Qué necesitas de mi? ¿Qué vacíos tienes ? ¿ Hay algo más que puedo hacer por ti? Responder a esas preguntas, debilitaba mi ansiedad y fortalecía mi esperanza.Esa esperanza de que la vida podía ser diferente. Recuerdo procurar espacios de silencio, de compañía únicamente conmigo misma y que al enfrentarme a la comida, le preguntaba ¿Representas alimento o escasez emocional? Las respuestas han sido sorprendentes, algunas confrontativas, pero al fin, sanadoras.

Quiero compartirte uno de los aprendizajes más maravillosos que he obtenido en éste caminar, y es el de poder identificar, si lo que yo tenía era HAMBRE EMOCIONAL O HAMBRE REAL( y aun sigo en este apasionante camino).

El hambre emocional APARECE DE REPENTE, es de súbita aparición, con una gran necesidad (usualmente acompañado de desesperación por satisfacer esa necesidad de manera urgente), mientras que el hambre real aparece poco apoco, avisando que la hora de la comida se aproxima.

En el hambre emocional, requerimos COMER EL ANTOJO EXACTO que pide el cuerpo. En ese momento el cuerpo no se encuentra alertando acerca de una necesidad fisiológica, sino que está gritando de alguna necesidad de endorfinas (usualmente solicitada a través de altos niveles de azúcar o de carbohidratos refinados), que nos hagan sentir «bien» por un momento. El Hambre real se sacia con cualquier alimento ( y tienes la oportunidad de elegir saciarlo con alimentos sanos).

El hambre emocional NO PUEDE ESPERAR, DEBE SACIARSE «AHORA». Éste entra con una desesperación por comida, que es casi imposible de controlar, ya que busca saciar esa «necesidad» lo más pronto posible, no permitiendo poder pensar en otra cosa más , que en ese majestuoso momento en que pudiese comer ( cualquier cosa , lo más fácil y accesible). Por el otro lado el hambre real aparece poco a poco, indicando esa necesidad real que se acerca, de brindarle alimento al cuerpo.No causa desesperación, tan sólo avisa.

En el hambre emocional, COMES AUNQUE YA ESTÉS SATISFECHO, mientras que en el hambre real dejas de comer cuando la necesidad fisiológica ha sido suplida.

Tengo una hija, y con sus 2 años y medio puedo ver que ella come porque realmente tiene hambre.La he visto dejar de lado el plato, (aunque contenga su comida favorita), cuando ya se siente satisfecha.. Esa habilidad, esa fortaleza ¿Será que de adultos la perdemos ? Yo diría que en nuestro estado de adultos no sabemos reconocer adecuadamente la emoción, escucharla, procesarla y liberarla fácilmente , como lo hace un niño.Es esa emoción bloqueada, la que no nos permite vivir en el presente, en total conexión con nuestro cuerpo físico, emocional y espiritual.Es el afán por entenderlo todo, por controlarlo todo, el causante de ese cortocircuito que impide la comunicación entre nosotros con nosotros mismos y también con el creador.

En el hambre emocional TE SIENTES CON INDIGESTIÓN Y/O CULPABLE DESPUÉS DE HABER COMIDO, mientras que en el hambre real te sientes bien, ligero, satisfecho, pero no lleno.

La inteligencia emocional es una habilidad maravillosa, que no todos tuvimos el privilegio de aprender o de tan sólo escuchar de ella en edades tempranas.Esto posiblemente te llevó a ti, como también lo hizo conmigo, a no entender lo que sentía y más aún el cómo procesarlo.Nos llevó a mantener emociones en lo oculto, incrementando los niveles de insatisfacción del cuerpo emocional, a tal punto, que trató de satisfacer esas necesidad con la endorfina temporal que brinda la comida, la cuál es un placer, que puede convertirse en un autocastigo para quien no ha sido lo suficientemente valiente como para ahondar en su ser interior, limpiar ,ordenar, destruir y construir con los fundamentos de autoaceptación y amor incondicional.

¿ Hasta cuándo vas a esperar para mirar hacia tu interior? ¿Hasta cuándo vas a refugiarte en el hambre emocional, para no confrontar lo que sientes? ¿ Hasta cuándo vas a esperar para tomar desiciones?

Dra.Gloria Díaz

Search

+
Abrir chat